miércoles, 21 de noviembre de 2012

COMO SER GUIADOS POR EL ESPIRITU SANTO


INTRODUCCION
I.-TRES MANERAS EN QUE NO SOMOS GUIADOS
1)    Dios ya no guía atreves de Profetas. En el Antiguo Testamento se menciona a los Profetas Guiando al pueblo de Dios, un Profeta era la voz de Dios al pueblo por esa razón en muchos casos se ve consultando a los profetas si debían ir a la guerra (1 Reyes 22:1-5) o en todo caso las consultas eran personales (Como en el caso de 1 Samuel 9:9).
El poder o la unción de Dios se manifestaban en el profeta cada vez que venían a consultar.
El profeta del Nuevo Testamento no es igual al del Antiguo Testamento, ya que toda le revelación que da no se tiene que salir del marco de la Palabra de Dios.
La profecía según la revelación del Nuevo Testamento es para: Edificación, exhortación y consolación (1 Corintios 14:3). Para ministrar a una persona no tienes que decirle lo que tiene que hacer (Lo que debe hacer en el futuro)
Debemos asegurarnos que la persona entienda que no debe guiarse por nosotros mismo, al menos que haya tenido algo en su corazón y esta esperando una confirmación. Es ahí cuando el profeta confirma.
No podemos tomar el lugar del Espíritu Santo, lo que si podemos hacer es aconsejar nada más y en el consejo Dios le puede confirmar algo.
2)    Ya no somos guiados atreves de señales. El pedir señales a Dios para saber si tenemos que hacer algo no es aplicable en este tiempo, en la palabra de Dios encontramos el caso de Gedeón pidiendo señal a Dios (Jueces 6:36-40).
La gente muchas veces piden señales para saber si es la voluntad de Dios, es como el testimonio de aquel hermano que quería buscar una pareja; en el día de su cumpleaños puso una silla a su costado y la señal era que la  hermana que se quedaba sentada en esa silla  era la escogida. En el día de su cumpleaños vinieron los hermanos a saludarlo, pero se sentó una hermana que su corazón no sentía nada, la pregunta es: ¿debería casarse con el hermano? NO.
Si Dios accedió a la petición de Gedeón fue porque el no era tan maduro, el pedir señales es falto de madures.
3)    No somos guiados atreves de circunstancias. Abraham confió en lo que Dios le dijo (Romanos 4:17,18). El creyó en esperanza contra esperanza, eso significa que el creyó con las circunstancias en contra.
Todo el libro de los hechos se escribió con las circunstancias en contra, todo el ministerio de los apóstoles se hizo con las puertas cerradas.
Hay creyentes que me dicen: quiero viajar a tal lugar, pero si me sale la visa eso quiere decir que es la voluntad de Dios; pero si no me sale, eso quiere decir que Dios no quiere que vaya. Y si le sale la visa pero en su corazón no hay paz, ¿debería de viajar?
II.-FORMAS EN QUE DIOS NOS GUIA
Debemos de entender que el hecho de ser guiados por el Espíritu Santo no quiere decir que no nos sujetemos a nadie.
Hebreos 13:17.
17 Obedeced a vuestros pastores, y sujetaos a ellos; porque ellos velan por vuestras almas, como quienes han de dar cuenta; para que lo hagan con alegría, y no quejándose, porque esto no os es provechoso.
Ha escuchado a esos creyentes que dicen que mi Pastor solo es Jesucristo y nadie más. Ellos mismos se guían y andan de aquí para allá sin sujetarse a nadie, bueno les digo que no se están dejando guiar por el Espíritu Santo, ya que El nos guiaría a toda verdad (Juan 16:13) Y la verdad es la Palabra de Dios (Juan 17:17). El Espíritu Santo nunca te va a guiar a hacer algo que contradice a su Palabra.
En Hechos 13:1-3. Encontramos como el Espíritu Santo Guía para enviar a Pablo y Bernabé a la obra.
1 Había entonces en la iglesia que estaba en Antioquía, profetas y maestros: Bernabé, Simón el que se llamaba Niger, Lucio de Cirene, Manaén el que se había criado junto con Herodes el tetrarca, y Saulo.
2 Ministrando éstos al Señor, y ayunando, dijo el Espíritu Santo: Apartadme a Bernabé y a Saulo para la obra a que los he llamado.
3 Entonces, habiendo ayunado y orado, les impusieron las manos y los despidieron.
Aquí vemos algunos principios para escuchar la voz del Espíritu:
  1. Ellos estaban en ayuno. Cuando te encuentras confundido sobre algo que quieres hacer pero no sabes si es o no la voluntad de Dios, ponte a ayunar. El ayuno te hace más sensible a escuchar la voz del Espíritu Santo.
  2. Ellos estaban ministrando al Señor. Ministrar al Señor tiene que ver con adoración, alabanzas a Dios. Cuando uno comienza a ministras al Señor es cuando el Espíritu Santo trae revelación, trae dirección.
Vamos a ver algunas formas como Dios nos guía, pero aclarando que esta guía lo hace Dios en su soberana voluntad, y no cuando nosotros queramos, ya que no podemos manipular al Espíritu Santo.
A. LAS VISIONES. Es Aquella que Dios muestra de forma sobrenatural al espíritu o a los ojos corporales. La Biblia no siempre distingue netamente entre visiones y sueños, pero señala la gran diferencia entre las visiones vanas (Jb. 20:8; Is. 29:7) y las visiones de los profetas de Jehová. Las visiones pueden dirigirse a los sentidos por mediación de un objeto externo. Moisés vio la zarza ardiente (Éx. 3:3). Pueden también presentarse a la imaginación, sin el concurso de los sentidos. Ezequiel tuvo una visión de cuatro seres vivientes (Ez. 1:4-28). La visión se dirige en ocasiones sólo a la inteligencia. Un ejemplo es la revelación de las semanas (Dn. 9:20-27). Puede haber una combinación de las tres formas de visión (Hch. 10:9-20). Estos fenómenos sobrenaturales pueden darse de día o de noche, con o sin éxtasis, a veces por medio de un sueño (Hch. 16:9; 18:9; 2 Co. 12:1-4; Lc. 1:22; Mt. 17:9; Lc. 24:23; Hch. 26:19). Las visiones no están reservadas únicamente a los santos; hubo paganos que las tuvieron (Gn. 41:1-36; Nm. 24:4, 16; Dn. 2:3-23). El que recibe la visión está convencido de que Dios se dirige a él. Las Escrituras advierten en contra de las falsas visiones y señalan a quien lo reconozca lo vano de estas manifestaciones (Jer. 23:13-27; cfr. Is. 8:19-20; Dt. 18:10-14).
Las visiones que provienen de Jehová llevan la impronta de Su Espíritu de sabiduría, de pureza, de verdad, de justicia. Su contenido, siempre moral, tiene un objeto didáctico, frecuentemente en relación con acontecimientos próximos o futuros. Numerosas visiones de carácter profético han sido ya cumplidas. La Biblia denuncia a los falsos profetas y los condena (Jer. 14:14, 15; Ez. 13:8-10; Mt. 7:15-20; 1 Jn. 4:1). (Diccionario Bíblico)
Las visiones podemos dividirlas en ciertas clases:
  1. Una visión interior o una visión espiritual. Esto es simplemente una imagen en tu interior, esto es una revelación mas simple en tu interior, es casi como si lo estuvieras imaginando, pero que no es de nuestra mente sino de nuestro corazón (espíritu).
En Hechos 27:9-10.
9 Y habiendo pasado mucho tiempo, y siendo ya peligrosa la navegación, por haber pasado ya el ayuno, Pablo les amonestaba,
10 diciéndoles: Varones, veo que la navegación va a ser con perjuicio y mucha pérdida, no sólo del cargamento y de la nave, sino también de nuestras personas.
Pablo decía veo un naufragio, y no dijo una visión. Esto es una imagen en tu interior.
Con la misma practica tu te vas dando cuenta cual es la diferencia en lo uno y lo otro (mente y espíritu)
Esto es similar a la meditación de la Palabra, hasta que se haga una imagen en tu interior.
Hay veces Dios nos va a guiar de esta manera.
Pedro y Juan cuando se iban al templo ellos vieron a una persona paralitica y vieron que esta persona tenia fe para ser sanado.
  1. Un éxtasis. Estado en el que las funciones sensoriales e intelectuales quedan suspendidas, en tanto que el alma, despreocupada del cuerpo, contempla lo sobrenatural.
Hechos 10:9-16.
9 Al día siguiente, mientras ellos iban por el camino y se acercaban a la ciudad, Pedro subió a la azotea para orar, cerca de la hora sexta.
10 Y tuvo gran hambre, y quiso comer; pero mientras le preparaban algo, le sobrevino un éxtasis;
11 y vio el cielo abierto, y que descendía algo semejante a un gran lienzo, que atado de las cuatro puntas era bajado a la tierra;
12 en el cual había de todos los cuadrúpedos terrestres y reptiles y aves del cielo.
13 Y le vino una voz: Levántate, Pedro, mata y come.
14 Entonces Pedro dijo: Señor, no; porque ninguna cosa común o inmunda he comido jamás.
15 Volvió la voz a él la segunda vez: Lo que Dios limpió, no lo llames tú común.
16 Esto se hizo tres veces; y aquel lienzo volvió a ser recogido en el cielo.
           
Hechos 22:17-21.
17 Y me aconteció, vuelto a Jerusalén, que orando en el templo me sobrevino un éxtasis.
18 Y le vi que me decía: Date prisa, y sal prontamente de Jerusalén; porque no recibirán tu testimonio acerca de mí.
19 Yo dije: Señor, ellos saben que yo encarcelaba y azotaba en todas las sinagogas a los que creían en ti;
20 y cuando se derramaba la sangre de Esteban tu testigo, yo mismo también estaba presente, y consentía en su muerte, y guardaba las ropas de los que le mataban.
21 Pero me dijo: Ve, porque yo te enviaré lejos a los gentiles.

Aquí vemos a Pedro y Pablo teniendo la experiencia del éxtasis. Entonces el éxtasis  es cuando una persona pierde la perseccion con los sentidos físicos, mientras la persona esta viendo en el ámbito espiritual, en el cual es plenamente consiente. A Pedro le viene un éxtasis con el propósito que acepte la invitación a la cosa de Cornelio (era un gentil, y los Judíos no podían ir a casa de gentiles).
Y a Pablo para que salga de Jerusalén porque no iban a recibir su testimonio y que el propósito era que el valla a los gentiles.
Observamos que el éxtasis se daba cuando el Espíritu Santo quería

  1. La visión cerrada. Es aquella visión que sucede con el ojo cerrado, hay muchas experiencias con respecto a esta visión. Si Dios te puede dar una visión con el ojo abierto porque no lo ha de hacer con el ojo cerrado.
  2. La visión abierta. Se le dice visión abierta porque ve el mundo espiritual con el ojo abierto, sin dejar de ser consiente del mundo físico. Un caso lo vemos en el Antiguo Testamento cuando el profeta Eliseo ora a Dios para que su criado vea el mundo espiritual (2 Reyes 6:15-17)
Hechos 7:55-56.
55 Pero Esteban, lleno del Espíritu Santo, puestos los ojos en el cielo, vio la gloria de Dios, y a Jesús que estaba a la diestra de Dios,
56 y dijo: He aquí, veo los cielos abiertos, y al Hijo del Hombre que está a la diestra de Dios.
Esteban vio los cielos abiertos y al hijo de Dios sentado a la diestra del Padre.
Hechos 26:12-14.
12 Ocupado en esto, iba yo a Damasco con poderes y en comisión de los principales sacerdotes,
13 cuando a mediodía, oh rey, yendo por el camino, vi una luz del cielo que sobrepasaba el resplandor del sol, la cual me rodeó a mí y a los que iban conmigo.
14 Y habiendo caído todos nosotros en tierra, oí una voz que me hablaba, y decía en lengua hebrea: Saulo, Saulo, ¿por qué me persigues? Dura cosa te es dar coces contra el aguijón.
            Esta es la narración de la conversión de Saulo.
·         Esteban estaba explicando a la gente de los que el estaba viendo, el no perdía el contacto con el mundo natural, sino veía los dos mundos, físico-espiritual.
·         Pablo también vio un luz que sobrepasaba la luz del sol en el día que Jesús se le presento en camino a Damasco, Pablo vio ahí los dos mundos físico-espiritual.

B. LOS SUEÑOS. ¿Habla la Biblia de sueños? Claro que si, desde el Antiguo Testamento hasta el Nuevo Testamento; Entonces tenemos que hacernos la pregunta: ¿Guía Dios en este tiempo por los sueños? Claro que si,  pero tenemos que aclarar que no lo hace en forma constante o fluida. En el libro de los hechos se menciona que Dios en estos tiempos iba a dar sueños a los ancianos.
Hechos 2:16,17
16 Más esto es lo dicho por el profeta Joel:
17  Y en los postreros días, dice Dios,
Derramaré de mi Espíritu sobre toda carne,
Y vuestros hijos y vuestras hijas profetizarán;
Vuestros jóvenes verán visiones,
Y vuestros ancianos soñarán sueños;

Mencionado una profecía de Joel 2:28. Que en ese día de pentecostés se cumplía. Evidentemente Pedro se refería para el fin de los tiempos, eso quiere decir que en este tiempo aun sigue teniendo validez los sueños.
Dios habla de muchas formas,
Pero no nos damos cuenta.
En visiones nocturnas y sueños,
Cuando cae el sopor sobre el hombre,
Cuando el sueño lo coge en su lecho,
Entonces le abre el oído,
Lo asusta con advertencias;
Lo aparta así de sus obras,
Y lo salva del orgullo.
(El sueño de Job, Jb 33: 14-17)

¿Todos los sueños son de Dios?  
No todo sueño es de Dios, y esto vamos a probarlo con la palabra de Dios.
  • Sueños falsos. En Jeremías 23:32. He aquí, dice Jehová, yo estoy contra los que profetizan sueños mentirosos, y los cuentan, y hacen errar a mi pueblo con sus mentiras y con sus lisonjas, y yo no los envié ni les mandé; y ningún provecho hicieron a este pueblo, dice Jehová.
En todo lo falso esta Satanás, en Israel Habían falsos profetas, falsos soñadores que con lo falso querían desviar al pueblo para ir tras otros dioses. La ley estipulaba que tales falsos profetas debían de ser muertos
Deuteronomio 13:1-5.
1 Cuando se levantare en medio de ti profeta, o soñador de sueños, y te anunciare señal o prodigios,
2 y si se cumpliere la señal o prodigio que él te anunció, diciendo: Vamos en pos de dioses ajenos, que no conociste, y sirvámosles;
3 no darás oído a las palabras de tal profeta, ni al tal soñador de sueños; porque Jehová vuestro Dios os está probando, para saber si amáis a Jehová vuestro Dios con todo vuestro corazón, y con toda vuestra alma.
4 En pos de Jehová vuestro Dios andaréis; a él temeréis, guardaréis sus mandamientos y escucharéis su voz, a él serviréis, y a él seguiréis.
5 Tal profeta o soñador de sueños ha de ser muerto, por cuanto aconsejó rebelión contra Jehová vuestro Dios que te sacó de tierra de Egipto y te rescató de casa de servidumbre, y trató de apartarte del camino por el cual Jehová tu Dios te mandó que anduvieses; y así quitarás el mal de en medio de ti.
No todo sueño o profecía que se cumpla significa que sea de Dios, sino que toda profecía o sueño se tiene que juzgar con la palabra profética mas segura, la Biblia (2 Pedro 1:19). A veces Dios permite que se cumplan ciertas revelaciones  para probarnos si le amamos...
  • Sueños que te causas terror. Si un sueño te causa ansiedad, miedo, terror, odio etc. Créame Dios es un Dios bueno, un Dios de amor, un Dios de perdón, paz y reconciliación, ya que El nunca perturbaría a sus hijos de esta manera.  Pero Satanás nuestro enemigo si puede de alguna manera infundirnos temor, en la Biblia menciona que el manda dardos (Efesios 6:16) Y los manda a la mente del creyente para que quede impregnado en el subconsciente del creyente y de esta manera influir en tus sueños temor.
La Biblia dice que los sueños del creyente deben ser gratos (Proverbios 3:24)
  • Sueños de tu carne.
1.    Inmorales. Son sueños que surgen de nuestros deseos carnales, de ahí se dan los sueños húmedos (Cuando uno sueña teniendo relaciones sexuales)
2.    Obsesivos. Es cuando una persona se acuesta con una obsesión, quizás de tener mucho dinero, o de tener un carro; pero cuando despierta no tiene nada. Algunos tienen la obsesión de conquistar a una chica y sueñan con ella, eso no quiere decir que Dios le esta revelando su voluntad, lo que sucede es que es una obsesión de la persona. (Isaías 29:8)
  • Sueños de Dios.
1.    Con propósitos específicos. Al suscitarlos, Dios obra mediante las leyes de la mente, y puede usar causas secundarias. Estos sueños pueden influir en la vida espiritual de las personas.
El sueño de un madianita desmoralizó al enemigo y alentó a Gedeón, que lo llegó a conocer de una manera providencial (Jue. 7:13). También fue muy notable el sueño de la mujer de Pilato (Mt. 27:19).
Cuando la revelación no era aún completa Dios dio, en ocasiones, mediante sueños, instrucciones o mensajes proféticos a los suyos e incluso a personas que no lo conocían. Dios habló de esta manera:

A Abimelec (Gn. 20:3);
A Jacob (Gn. 28:12; 31:10);
A Labán (Gn. 31:24);
A José (Gn. 37:5, 9, 10, 20);
Al copero y al panadero de Faraón (Gn. 40:5);
Al mismo Faraón (Gn. 41:7, 15, 25, 26);
A Salomón (1 R. 3:5);
A Nabucodonosor (Dn. 2:1, 4, 36; 4:1, 2);
A Daniel (Dn. 7:1);
A José, el prometido de María (Mt. 1:20);
A los magos (Mt. 2:12).

El poder de interpretar de manera precisa los sueños proféticos fue otorgado a ciertos privilegiados:
A José (Gn. 41:16), a Daniel (Dn. 2:25-28, 47).
En el tiempo de la gracia no se menciona el don de interpretación de sueños, pero creo que a cada creyente que Dios le da un sueño también le da el entendimiento para entenderlo.
Los egipcios, asirlos y babilonios atribuían a los sueños una gran importancia, y había entre ellos profesionales dedicados a su interpretación (Gn. 41:8; Dn. 2:2, 7). Se conocen antiguos manuales que daban claves para el descifrado de los sueños.
Esto de interpretar sueños era una practica del paganismo, solo en el caso de José y Daniel se ve interpretando sueños, eso no quiere decir que en este tiempo vamos a sacar un librito de significado de sueños, eso lo hacen los brujos en nuestro tiempo. Si Dios te da un sueño te va ha dar su significado.
2.    Cuando Dios tiene una palabra para ti. Se menciona tanto en el Antiguo Testamento como en el Nuevo Testamento como Dios habla en sueños, lo vemos en el caso de Salomón (1 R. 3:5) como en el caso de José (Mt. 1:20) recibiendo palabra de Dios.
3.    Cuando Dios te da una revelación. Hay sueños que son proféticos, el sueño de Nabucodonosor fue un sueño profético de cosas que iban a suceder. Ahora también Dios puede darnos sueños que pueden suceder para uno estar apercibidos, lógicamente estos sueños vendrán solo cuando Dios así lo decida, pero no podemos estar buscando sueños y de esta manera presionar al Espíritu Santo, ya que el no puede ser manipulado. Conozco de casos donde hermanos dicen vamos a dormir a ver que Dios nos dice en nuestro sueño.
C. LA VOZ AUDIBLE. Esto encajaría bien en lo que es una visión abierta, en Hechos 9 en la conversión de Pablo nos relata que la gente que estaba en su alrededor, oían la voz pero no veían a nadie.
Los casos que menciona la palabra donde Dios hablo fueron casos especiales, este tipo de revelación teológicamente se le llama teofanía; es la revelación de Dios en forma humana o que el hombre pueda entender.
Pueden haber visiones de muchas cosas (Ángeles, el Señor mismo) generalmente estas cosas no implican dirección. Cuando se trata de dirección, Dios va a dar en cosas muy especiales que no se suscitan continuamente.
En este tiempo hay testimonio de creyentes que Dios le ha hablado audiblemente como el caso del siervo Morris Cerrullo.
Testimonio del libro “Productores de pruebas.
Una noche al ministrar a 50,000 personas en el campo de exposiciones (Porto Alegre-Brasil, en 1962) Un tremendo dolor cruzo por mi pecho. Pensé que era un ataque cardiaco.
La mayoría de nuestras reuniones en el extranjero se conducen en estadios o campos al aire libre donde construimos una plataforma pequeña y sencilla. Una tabla clavada a la barandilla sirve como pulpito para sostener mi Biblia.
Cuando este dolor cruzo mi pecho como un relámpago, me agarre al pequeño pedazo de madera que me servía de pulpito, sin soltarlo. Me doble ante el dolor tan intenso.
“¿Me iré a morir?” me pregunte. “¿Me llevara Dios consigo?”
Le agarre la mano a mi director de cruzadas en el extranjero y le puse frente al micrófono. En aquel instante no pude decirle lo que ocurría, solo le dije, “Por favor termina la reunión. Me es imposible seguir adelante. Algo me pasa; tengo que regresar a mi hotel”.
Conseguí llegar a mi automóvil que estaba estacionado detrás de la plataforma, y el chofer me llevo a mi hotel.
Mi ropa estaba mojada de transpiración debido al esfuerzo y el dolor, pero ni siquiera me la pude quitar. Simplemente caí postrado ante Dios en el piso de aquel cuarto.
Pensé que Dios me llamaba a estar con el….
Le pregunte a Dios, “Señor, ¿me vas a llevar al cielo?”
En aquel cuarto, Dios me hablo como hablo a sus profetas de antaño.
Me dijo, “Hijo, he permitido que esto te acontezca con un propósito”.
Dije, “Señor, por favor enséñame” (De repente me di cuenta que el dolor se había ido. Nunca me ha vuelto ocurrir algo parecido en lo mas mínimo.)
Al seguir postrado ante El, totalmente sumiso, Dios me hizo una pregunta muy peculiar.
Me dijo, “Morris, ¿Qué quieres de esta vida?” Pensé, “¡Que raro que Dios me pregunte esto!”
Pensé, “Señor, ¿Por qué me preguntas lo que quiero de esta vida cuando tu sabes como me he dedicado y consagrado a ti?”
Postrado ante Dios en el piso de aquel hotel, pensando en la pregunta que el me había hecho, desde el fondo de mi corazón estallo este clamor:
“Señor, solo hay una cosa que te pido en este mundo. Dame la habilidad y la unción para tomar lo que me has dado a mí y comunicárselo a otro.
Dame la habilidad de tomar la unción, el poder y la gloria que tu has puesto sobre mi y dárselo a otra persona”.

III.-PREGUNTAS QUE DEBEMOS HACERNOS CUANDO VIENE UNA GUIA NO USUAL.
1.    ¿Esta de acuerdo con la Palabra?
Si algo es de Dios, no va a contradecir a su palabra (Ya que Dios no se contradice). La misma palabra revela, que la Palabra es verdad (Juan 17:17), También revela que es la palabra profética mas segura (2 Pedro 1:19).
El Espíritu Santo siempre te va a guiar a la palabra  porque el nos guiaría a toda verdad  (Juan 16:13).

2.    ¿Glorifica a Dios?
El Espíritu Santo siempre te va a  glorificar a Jesús (Juan 16:14). Debemos chequear nuestro corazón y ver lo que nosotros estamos haciendo glorifica a Dios o no.
Hay espíritu que no te van a llevar a glorificar a Jesús (1 Juan 4:3). Creo que en los últimos tiempos los espíritus engañadores van a tratar de infiltrar sus doctrinas la forma en que lo harán será sutil (1Timoteo 4:1). Donde buscaran siempre que no se reconozcan el Señorío de Jesús (El ecumenismo).
3.    ¿Se cumple?
Numero 23:19. Dios no es hombre para que mienta, El va ha hacer lo que dice. Pero déjame explicarte algo:
A veces Dios habla condicionalmente, que si una hace lo que el dijo entonces el cumpliría lo que ha prometido (Esto lo dijo al pueblo de Israel-de todas la bendiciones que iban a recibir. Deuteronomio 28) Pro como no cumplieron entonces le vino juicio.
Pero Hay palabras que son incondicionales, que hagas o no lo hagas el lo va a cumplir (Ejemplo, la venida del mesías)
4.    ¿Produce paz en tu corazón?
Si tú no tienes paz en tu corazón de algo que te dicen hazlo a un lado simplemente.
La paz en el corazón es una confirmación que algo es de Dios, ya que el espíritu Santo esta en nosotros (1 Juan 3:20-22)
5.    ¿Trae fruto para el reino de Dios?
La manifestación del Espíritu es para provecho (1 Corintios 12:7). Si algo no aprovecha entonces no trae fruto para el reino. Dios nunca va a decir o mostrar algo para satisfacer curiosidades personales, sino que siempre tendrá propósitos en todo lo que hace.
IV.-FORMAS EN QUE EL ESPIRITU SANTO NOS GUIA NORMANLMENTE
  1. Testimonio interior. Esta es la forma principal.
Romanos 8:16-17.
16 El Espíritu mismo da testimonio a nuestro espíritu, de que somos hijos de Dios.
17 Y si hijos, también herederos; herederos de Dios y coherederos con Cristo, si es que padecemos juntamente con él, para que juntamente con él seamos glorificados.
El Espíritu esta dando testimonio a nosotros constantemente.
La frase dar testimonio: Literalmente dar testimonio juntamente con nuestro espíritu.
El testimonio esta en nosotros, por eso es la forma básica que el nos va ha guiar. No hay un testigo neutral siempre va a atestiguar a favor o en contra de algo de lo que estamos haciendo.
Hechos 20:22-23.
22 Ahora, he aquí, ligado yo en espíritu, voy a Jerusalén, sin saber lo que allá me ha de acontecer;
23 salvo que el Espíritu Santo por todas las ciudades me da testimonio, diciendo que me esperan prisiones y tribulaciones.
Pablo estaba en una acción de ir a Jerusalén y el Espíritu Santo le daba testimonio de que le esperaba prisiones y tribulaciones.
El estaba ligado o amarrado, y jalado de ir a un lugar.
Colosenses 3:15.
15 Y la paz de Dios gobierne en vuestros corazones, a la que asimismo fuisteis llamados en un solo cuerpo; y sed agradecidos.
La paz de Dios es un árbitro en nuestros corazones.
Generalmente un árbitro va a decidir en ambas partes cual es legal y cual es ilegal. El arbitro decide en algo que ya sucedió, no es el que pone las reglas sino hace que se cumplan y tampoco es el entrenador de como debamos jugar.
Y esto sucede en nosotros, muchas veces hacemos algo y no hay paz en nuestro corazón.
Romanos 8:6. Ocuparse del Espíritu es vida y paz.
1 Pedro3:11. Esa paz es el testimonio del Espíritu Santo en nuestro corazón.
La paz de Dios debe probar lo que hacemos.
Hechos 16:6,7.
6 Y atravesando Frigia y la provincia de Galacia, les fue prohibido por el Espíritu Santo hablar la palabra en Asia;
7 y cuando llegaron a Misia, intentaron ir a Bitinia, pero el Espíritu no se lo permitió.
La palabra: Prohibido, impedir, estorbar o refrenar. Literalmente-no se lo permitió, no le dejo.
El Espíritu Santo nos estorba desde adentro para no hacerlo. Pero cuando tienes paz, sigue adelante. El Espíritu Santo va a confirmar o aprobar lo que esta correcto.
Tenemos que comenzar ha hacer algo al respecto, si esta en la palabra tenemos que hacerlo, hay decisiones que tenemos que hacer que no menciona las escrituras (Negocio, trabajo). Tenemos que dar un paso.

  1. La voz interior o la conciencia.
1 Juan 3:19-22.
19 Y en esto conocemos que somos de la verdad, y aseguraremos nuestros corazones delante de él;
20 pues si nuestro corazón nos reprende, mayor que nuestro corazón es Dios, y él sabe todas las cosas.
21 Amados, si nuestro corazón no nos reprende, confianza tenemos en Dios;
22 y cualquiera cosa que pidiéremos la recibiremos de él, porque guardamos sus mandamientos, y hacemos las cosas que son agradables delante de él.
El corazón nos puede reprender o también no y eso es lo que algunos le llaman la voz de la conciencia. Podemos confiar en nuestro corazón porque ahí mora el Espíritu Santo; cuando Jesús habla de que el corazón es engañoso, estaba hablando antes que muriera  y resucitara y nazcamos de nuevo.
El acusador de  los hermanos es el diablo. Cuando tu  haces algo que no le agrada a Dios y te comienzas a acusar y a condenar eso es malo, viene del diablo. Dios no nos hace sentirnos culpable.
Dios sabe todas las cosas y nos advierte, si nuestro corazón nos dice que esta mal, Dios lo sabe.
Por ejemplo cuando tu comienzas ha hacer bromas pesadas, a hablar negativismo o cosas parecidas;  tu corazón te  dice que eso es malo y tienes que pedir perdón a Dios y ya no hacerlo.
Romanos 2:15.
15 mostrando la obra de la ley escrita en sus corazones, dando testimonio su conciencia, y acusándoles o defendiéndoles sus razonamientos.
Ser consiente de pecado no quiere decir que  es pecador, es darte cuenta de lo que has hecho, tu corazón te dice sabemos lo que esta pasando acá.
 Tu corazón te  reprende y no te culpa.
Ejemplo: cuando tu reprendes a alguien es para arrepentimiento y no para acusarlo.


1 Juan 3:20-21.
20 pues si nuestro corazón nos reprende, mayor que nuestro corazón es Dios, y él sabe todas las cosas.
21 Amados, si nuestro corazón no nos reprende, confianza tenemos en Dios;
La palabra reprender ahí literalmente se dice conocer algo en contra.
Significa en el sentido de yo  se  algo en contra de esa persona (algo que esa persona ha hecho que esta mal).
Un conocer, es conocer por experiencia, porque tu espíritu eres tú. Cuando yo peco mi espíritu  conoce el pecado por experiencia.  MI espíritu conoce o sabe algo  en contra mía.
Conciencia de pecado o convicción de pecado significa que tu conoces el pecado; pero no trae un sentimiento de culpa (Como auto condenación)  de parte de Dios, lo que trae es vergüenza.
El Espíritu Santo no nos convence a nosotros de pecado (Eso lo hace con el mundo), al contrario el a sido llamado a estar de nuestro lado (consolador).
Romanos 9:1.
1 Verdad digo en Cristo, no miento, y mi conciencia me da testimonio en el Espíritu Santo
Su conciencia esta confirmando lo que dice, la conciencia generalmente se menciona con respecto al pecado. La  razón porque la conciencia me da testimonio y me hace conocer que he pecado es porque el Espíritu santo mora  en nosotros.
Hebreos 9:14
14 ¿cuánto más la sangre de Cristo, el cual mediante el Espíritu eterno se ofreció a sí mismo sin mancha a Dios, limpiará vuestras conciencias de obras muertas para que sirváis al Dios vivo?
La sangre  de Jesús limpia, la gente del mundo  tiene sucia  su conciencia. Si una conciencia esta sucia no puede servir al Dios vivo, es por eso la necesidad del nuevo nacimiento.
Hechos 23:1.
1 Entonces Pablo, mirando fijamente al concilio, dijo: Varones hermanos, yo con toda buena conciencia he vivido delante de Dios hasta el día de hoy.
Hay veces los creyentes no son capaces de confiar en su conciencia, como el caso del pecado,  tiene una conciencia de pecado por sus propios pensamiento de haber pecado.  Si esto es así jamás uno  va a caminar con libertad en justicia, tienen un sentimiento de culpa porque el diablo los pone. Esto es que mucha gente no entiende que nuestra conciencia ha sido limpiada, nuestro espíritu ha sido recreado ya no tenemos culpa por el pecado.
Muchos creyentes oran y no tienen confianza en su corazón.
1 Juan 1:6-10.
6 Si decimos que tenemos comunión con él, y andamos en tinieblas, mentimos, y no practicamos la verdad;
7 pero si andamos en luz, como él está en luz, tenemos comunión unos con otros, y la sangre de Jesucristo su Hijo nos limpia de todo pecado.
8 Si decimos que no tenemos pecado, nos engañamos a nosotros mismos, y la verdad no está en nosotros.
9 Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad.
10 Si decimos que no hemos pecado, le hacemos a él mentiroso, y su palabra no está en nosotros.
Las cosas que tu no sabes, la sangre de Jesucristo te limpia, y Dios no te va a juzgar por esas cosas (Algo que tu no sabes).
Pablo habla de tener buena conciencia, pero habla de las cosas que el sabe. Cada uno es consiente si es que ha pecado o no, tu corazón sabe que es pecado y si tu no  reconoces ese pecado entonces no andas en la verdad y le haces a Dios mentiroso.
  1. La voz del Espíritu Santo
Cuando el Espíritu Santo te habla es una voz con autoridad es mas claro, es más fuerte (a nuestro corazón) (Hechos8:29)
En el momento tú sabes que es el Espíritu Santo, luego la mente comienza a pensar, luego empiezan los problemas.
El problema es que cada vez que el Espíritu Santo nos habla, vemos como algo más. Mayormente se  dice: “El  señor me dijo”. Que es la forma más común y más fácil, y esto es simplemente una impresión en su  corazón.
Mayormente también Dios nos impulsa a orar, que es un sentir espiritual, por intercesión (carga de oración)
Todas las cosas en que Dios te guía siempre van a implicar fe. Debemos ejercitar nuestros sentidos espirituales para saber mas claramente en que Dios nos va ha guiar.
Cuando se trata de dirección debemos tener mucho mas cuidado, debemos estar bien seguro que es  el Espíritu santo que nos esta guiando.
V.- CUATRO INGREDIENTES PARA SER GUIA DOS POR  EL ESPIRITU SANTO.
1. ES POR LA FE.
No hay ningún verso en la escritura que nos diga que nos haga Dios más sensible al Espíritu Santo.
Nosotros debemos saber:
Romanos 4. La guía del Espíritu Santo lo recibimos por fe.
Salmos 23. Eso es la dirección de Dios (Nos habla de la  relación con Jesús ahora)
Salmos 22. Habla acerca del sufrimiento de Jesús.
Salmos24. El Mesías en su segunda venida
Juan 10:1-6. La voz del extraño no seguirán, tenemos que seguir la voz de Dios.
Hebreos 4:1-2. Si nosotros estamos en fe, nosotros vamos a entrar al reposo.
Mateo 10:16-20. Hay diferentes ocasiones que el Espíritu Santo nos va a dar su guía.
Muchas  veces la dirección de Dios llega inesperadamente, pero  si llega a tiempo.
Hay  veces que en nuestro corazón sabemos lo que Dios nos va a decir, nuestra  relación es Dios y nosotros.

2. NECESITAMOS ESPECTATIVA Y ATENCION
Debemos estar atentos a la voz de Dios. Ejemplo: Al caminar con una persona tu vas a estar atento a cualquier palabra que la persona mencione, al igual es el Señor.
Una de las formas de estar expectante a ser guiados por el Espíritu Santo es cuando te mantienes orando (1 Tesalonicenses 5:17).
Cuando tu  eres consiente de que Cristo esta  en ti; esto produce una esperanza de gloria, una expectativa de que Cristo va a obrar en ti. (Colosenses 1:26)
En la Biblia no dice que Jesús esta en nosotros, sino que Cristo esta en nosotros; que  la unción esta  en nosotros, el nos dio esa unción.
1 Juan 2:27. Las unción nos en seña todas las  cosas. Si somos consiente de esa unción todo el tiempo, vamos a caminar con la unción.
La esperanza es expectativa, es algo que va a venir, es estar confiado en esto.
Tú  tienes que permanecer en el ungido.
Cuando tú vas a la casa de una persona, ahí si debes de preguntar si es su voluntad que ministres o no, o si da palabra el Espíritu Santo.
Tú tienes que tener expectativa de ser usado por Dios.
Tomemos tiempo de practicar la guía del Espíritu Santo, antes que venga el tiempo de tomar grandes decisiones.

3. LA OBEDIENCIA
Primero tenemos que meditar en la Palabra de Dios; en segundo lugar tenemos que tener comunión con Dios, y orar en el Espíritu. Después de esto viene la obediencia.
La única forma de ser guiado por el Espíritu es obedecer haciendo lo que Dios te dice, y cuando lo hagas tu vas a tener paz en tu corazón.
Cada vez que digas voy hacer algo y comienzas a chequear tu corazón tienes que ver si hay paz o no. Y con esto es el Espíritu Santo que nos va a dar testimonio de lo que estoy haciendo.
Esto es una cuestión de práctica, tú vas a notar la diferencia.
Hay gente que quiere oír la voz de Dios con el simple gusto de oír y verlo como algo espectacular, pero no obedecer.
Si uno busca oír la voz de Dios es para hacer lo que el nos dice. Debemos de obedecer primero las cosas pequeñas. Cuando hay orgullo nunca vas a hacer las cosas de Dios ni te guiara.
4.        LA HUMILDAD.
Dios da gracias y exalta a los humildes (1 Corintios 11:31).
Cada uno de nosotros debe de examinarse a si mismo, debemos de confiar en el Espíritu Santo de lo que el hace en nosotros; pero al mismo tiempo reconocer que tenemos errores y nos podemos equivocar. Cuando el Espíritu Santo te guía tenemos paz, pero una paz que dura.
Si tu caminas en humildad, y hace s las cosas a pesar que te has equivocado, Dios endereza tus veredas (Proverbios 3:6) si es que lo haces con sinceridad, al tomar una decisión incorrecta.
Cuando Dios te Guía nunca te va a mostrar una visión a detalles porque sabe que tu te vas a adelantar. En el caso de Abraham, el se adelanto a tener un hijo con la concubina, donde nació Ismael donde hasta ahora tiene conflictos con Israel

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada